Category Archives: Ronda 8

Entrada #45: El Anillo de la Runa de Berkano

Mientras Magician buscaba algún aperitivo para disfrutar la confrontación entre su nieto y lo que parecía ser el protector atemporal de las llaves, si es que no se equivocaban, Seamus  comenzaba a impacientarse por la forma en se desarrollaban las cosas.

–    ¡POR FAVOR, AYUDENME! –

–    Deja de gimotear – dijo Seamus sulfurado. –tu vida esta en peligro ¿qué no lo ves?, es el momento indicado para dejar de actuar de manera tan insulsa, para que confíes en tu esencia; necesitas poner particular empeño en recordar, de tal manera que el poder que se te ha concedido resurja de esa amnesia retrógrada que te impuso una de las sombras del mayor –

–    No tengo idea de lo que esta hablando señor – le contesto desesperado el pobre Orb mientras continuaba forcejeando con James, que se mostraba más agresivo y salvaje cada vez, tirando mordidas, arañándolo y golpeándolo con fuerza renovada.

–    Mmm perfectamente perfectible, veo que no me he perdido de gran cosa, Oh, vamos muchacho, utiliza alguno de los hechizos de protección que aprendiste en nuestras sesiones de entrenamiento – dijo Magician embuchando un puñado de golosinas que logró rescatar de entre los restos de la casa. – ¿gustas? –

Seamus se volvió a Magician medio incrédulo de las ocurrencias del anciano en aquellos momentos.

–    ¿En serio? –

–    Yum yum, son deliciosas; además un buen espectáculo debe disfrutarse con golosinas, eso lo hace mas saboreable. –

El gran mago relajó un poco su postura y le sonrió.

–    ¡Ja! en verdad eres increíble; esta bien, tomaré unas cuantas –

–    NO PUEDO CREERLO, esta no es una muerte digna de mi, ¡no puedo permitirme morir para entretenimiento del dúo fantástico de la senectud!; Odell piensa, piensa antes de que termines siendo devorado por los restos zombificados de aquel que debías proteger; eso es totalmente irónico.

–    Concéntrate por favor, por favor, si se te encomendó esa misión es porqué eres capaz de cumplirla – Orb comenzó a sollozar con mayor intensidad MALDITO ANCIANO, dime ahora ¡cómo voy a proteger a alguien si ni siquiera puedo protegerme a mi mismo!…ESTAS LOCO, NO QUIERO MORIR ASÍ….Holly Spellbook, necesito tu sabiduría. –

El estado de James empeoraba

–    El hambre es insoportable, me resulta extasiante la idea de saborear una dulce y sangrienta bocanada de sesos de mi presa; mi cuerpo lo demanda y mi mente se divierte con el rostro impregnado de muerte y pánico que refleja la granja mutante…. Por otro lado sus lágrimas me conmueven, en realidad no quisiera lastimarlo, pero NO PUEDO DETENERME.-

El joven Odell Rottenbürg Bhaz se llenó de coraje y una sensación de confianza y seguridad lo invadió lentamente; mientras se fortalecía su espíritu, también advirtió un cambio en su cuerpo, sentía como se vigorizaba…

–    NO, no puedo, NO VOY A MORIR ASÍ, no moriré sin llegar al fondo de esto, debo vivir para saber de qué están hablando; DEBO LUCHAR PARA DESCUBRIR DE UNA VEZ POR TODAS QUIEN SOY REALMENTE.

…una vocecilla de su mente inconciente susurraba al conciente un cántico familiar:
esencia, presencia, potencia
esencia, presencia, potencia
esencia, presencia, potencia
déjate llevar Odell, deja que te guíe…-

Sintió una ligera punzada helada en su dedo…era el antiguo anillo de la runa de Berkano…

Odell formó una esfera de energía con su mente y la dirigió hacia James con tal fuerza que el zombie salió disparado hacia los escombros  dejándolo inconciente por unos segundos….

–    Que tal eh, impresionante eh, ya lo decía, el chico tiene punch- decía Magician satisfecho.

Odell estaba sorprendido y orgulloso de si mismo

–    ¡¿De donde diantres salió eso?!, fue increíble, ¿lo vieron?, ¿vieron eso? – preguntaba emocionado a los ancianos.

El zombie, recobraba el sentido, estaba listo para abalanzarse de nuevo hacia Orb, pero algo extraño paso. Se puso de pie, sintió un escalofrío recorriendo su cuerpo, sintió mas odio que nunca, de las sombras a su alredor volvieron a surgir las pequeñas manos. – maestro, maestro – le llamaban…lo sentía, su padre estaba cerca.